Diploma en Crisis y Conflictos Internacionales:Herramientas para su Gestión, Comunicación y Resolución

Vida diaria en Kabul: una visión española de la realidad afgana

Alberto Arce es uno de esos periodistas que le gusta ver los conflictos de cerca, personalmente. Hacerse una opinión por su propia experiencia. No porque se lo cuenten o lo escriban otros. No le detiene la falta de financiación o el peligro. Por eso es de justicia, resaltar su trabajo. Su esfuerzo por explicarnos la cara humana y civil de las situaciones. Siempre es difícil dedicarse a cubrir conflictos pero Arce nos demuestra que a pesar de estos tiempos difíciles, hay formas de hacerlo, si realmente se quiere. A medio camino entre el documental y el periodismo de investigación, Arce ha cubierto en los últimos tres años tres de los conflictos más complejos e interesante: Irak, Gaza y ahora Afganistán. Los relata y cuenta desde una perspectiva diferente. Lejos de las explicaciones oficiales, busca explicar la vida cotidiana, cómo sobreviviente la gente formal, los efectos de la guerra en la población llana. Sin pomposidades. Sin efectismos. Sus viajes son sin más compañía que la de un par de amigos, sin empotramientos, escoltar o chalecos antibalas. Para conocer sus trabajos recomiendo vivamente que consultéis su blog “Recuerdos recurrentes, ganas de escribir”. Otra de las características de su trabajo periodístico es que no se lo guarda para él. Lo comparte con todos. Quien quiera verlos (y disfrutarlos!) os adjunto los respectivos enlaces:

–       Irak: Posguerra: Entre el 13 de diciembre de 2009 y el 5 de enero de 2010 viajo por el país por encargo del ICIP (Institut Català Internacional per la Pau). Tras aterrizar en Basora, recorrió Rumeitha, Najaf y Bagdad para encontrarse con sindicalistas, estudiantes, profesores, vendedores de ropa, un alcalde, un gobernador, generales, un herrero chiíta que adoptó a cuatro niños sunitas para protegerles o el padre de un nadador sunita que salvó la vida a siete peregrinos chiítas antes de morir ahogado en el río Tigris. Explica que se limitó a preguntar sin prisas. Comer, beber té y charlar, escuchando. Sin complejos. Historias y enfoques que no eran necesariamente los que buscaba ni los que quería traer de vuelta a casa. Los que salieron a encontrarme. Pequeñas resistencias. El resultado 18 vídeos de 9 minutos, 14 reportajes.

–       To shoot an elephant: Es un relato  sobre un testigo presencial en la Franja de Gaza con motive de la operación militar israelí contra Gaza “Cast lead” (Plomo Fundido)  y que se inició el 27 de diciembre de 2008. Según el mismo explica, “imágenes urgentes, insomnes, escalofriantes y sucias de los únicos extranjeros que decidieron y consiguieron permanecer, empotrados en las ambulancias de la Franja de Gaza al lado de la población civil palestina. Su trabajo como corresponsal de El Mundo en este conflicto, lo recogí en un artículo en el que analizó la cobertura de este conflicto y que publicó Cuadernos de Periodistas de la Asociación de la Prensa de Madrid. (Descargar el artículo completo).

–       Vida diaria en Kabul: Durante el pasado mes de junio (2010) y fruto de otra colaboración con el Institut Catalá Internacional Per la Pau, llevó a cabo una serie de nueve reportajes sobe la realidad afgana. Arce explica que su objetivos. “Afganistán sobrevive desde hace décadas entre la guerra civil y la intervención extranjera –dice-. Se trata de un conflicto tan complejo que tan solo los propios afganos parecen comprenderlo en su totalidad. La guerra afgana se parece cada vez más a una guerra que nadie puede ganar. Desplaza población al mismo tiempo que la somete a una pobreza difícil de superar y la sumirá, en caso de que la solución exista, en el dolor fantasma y la emergencia permanente, un dolor que no podrá superarse con drogas, que no podrá superarse soñando. Aún así, como en todas las guerras, la vida diaria continúa en Afganistán”.

Las bombas atómicas de Palomares: Contacto 261

Aprovecho que el 17 de enero se cumplen 44 años del accidente con armas nucleares en Palomares para rescatar algo que escribí hace años “Contacto 261”. El reportaje relata la emocionante operación de rescate que montó el Pentágono para localizar y recuperar la última bomba que había caído al mar. Revela numerosos detalles desconocidos hasta entonces como, por ejemplo, que los estadounidenses estuvieron a punto de perderla para se les desprendió al intentar subirla a la superficie. La bomba rodó y cayó a otros 200 metros de profundidad para quedar al borde de un precipicio marino. Unos metros más y no se hubiera perdido en las profundidades del Mediterráneo para siempre. Es curioso lo poco estudiado que está el episodio a pesar de su trascendencia quizá porque los políticos locales quieren pasar página al asunto. En líneas generales, todavía hay que reescribir la historia que se nos contó en aquellos años. La prueba que Palomares está tan presente hoy que en 1966. Entre los cables revelados por WikiLeaks (El País), destacan varios que recogen las conversaciones mantenidas entre Madrid y Washington en los últimos años alrededor de la petición española de que financiara la descontaminación de los terrenos que todavía muestran radiación. En 2006, por ejemplo, el embajador estadounidense Aguirre advirtió al Departamento de Estado que si decidían no pagar nada “la embajada debería preparar una estrategia de control de daños, ya que EE UU sería atornillado en la prensa (por ejemplo, un buen aliado debería solucionar su propio lío)”. Arnold Chacon, ex encargado de negocios y embajador interino entre enero de 2009 y enero de 2010, elevó el 30 de abril de 2009 un despacho confidencial sobre Palomares (204960). Chacón expresa a Washington sus dudas: “¿Está el Gobierno de EE UU considerando pagar al menos parte de la limpieza y llevarse parte del suelo contaminado?”. La Embajada revisó todo el expediente para responder la pregunta de si estaban obligados legalmente a pagar. “La Embajada no conoce ningún documento que indique que el Gobierno de EE UU se haya comprometido a financiar la limpieza”, aunque admite que hay “una referencia en un documento de poco valor de 1969” a una garantía del general Wilson. La legación explica que cree que se trata del militar “Delmar Wilson, que estuvo al mando de la respuesta inicial al accidente” y que en ese texto queda claro que “el Gobierno de EE UU sufragaría todos los gastos causados por el accidente, pero el contrato no explica qué cubre esta garantía”.

Según un estudio del Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, dependiente del Ministerio de Ciencia) de diciembre de 2008, en Palomares queda aún medio kilo de plutonio radiactivo y 50.000 metros cúbicos de tierra siguen contaminados. Los terrenos, expropiados o alquilados a sus dueños, están vallados por el Ciemat desde 2007. Vecinos, políticos locales y ecologistas exigen que se descontaminen definitivamente, como planteó el Gobierno, a través del Ciemat, en 2004. Solo así, afirman, se podrá pasar página a un episodio que ha marcado, para mal, la imagen del pueblo. La contaminación afecta a terrenos rústicos de Palomares y a una zona urbanizable del vecino municipio de Vera.

El problema ahora es que Estados Unidos, que tras el siniestro se llevó 1.700 toneladas de tierra radiactiva y durante cuatro décadas ha sufragado los estudios del Ciemat sobre Palomares, ha optado por desentenderse del problema. “Nos da igual quién pague la descontaminación, pero tiene que hacerse. Nosotros tenemos que exigir al Gobierno que adopte las soluciones del estudio del Ciemat”, proclama Jesús Caicedo (PP), alcalde de Cuevas del Almanzora, municipio del que depende Palomares. La limpieza de los suelos costaría alrededor de 25 millones de euros.

Os animo a leer el reportaje: “CONTACTO 261”

IV Curso de Gestión Internacional de Crisis

Es España hay pocos buenos cursos sobre gestión internacional de crisis. Para aquellos que queréis obtener una mayor experiencia en este terreno os recomiendo este curso, aunque sólo sea porque colaboro. Independientemente de ello, el profesorado y la institución son de garantías. Os adjunto la información del curso:

IV Curso de Gestión Internacional de Crisis

El Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado de investigación sobre la paz, la seguridad y la defensa de la UNED convoca 40 plazas para licenciados o diplomados universitarios o equivalentes en el VI Curso sobre Gestión Internacional de Crisis.

Se desarrollará del 14 de febrero al 11 de marzo de 2011, de lunes a jueves en horario vespertino de 16h00’ a 20h00’. Cuando las circunstancias lo aconsejen y las posibilidades lo permitan se podrán programar visitas o actividades los viernes en horario a determinar en función de las mismas. Tendrá una duración de 84 horas lectivas, de las que 64 horas corresponden a sesiones teórico-prácticas y 20 horas a un trabajo individual. El curso dará derecho a 3 (tres) créditos UNED. La sesiones se celebrarán en la sede del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado de la UNED, sita en la calle Princesa nº 36 – 28008 Madrid, según calendario que oportunamente se detallará.

El Programa completo del curso se puede consultar aquí: Para acceder a estas plazas, se debe solicitar la admisión antes del día 22 de enero de 2011 mediante el formulario del Anexo II y enviarlo cumplimentado a la Secretaría del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado (telf: 917580011- fax: 917580030 e-mail: alopez@igm.uned.es), junto con un curriculum vitae. Una vez recibidas todas las solicitudes y determinada la idoneidad de los solicitantes, se enviarán por correo los certificados de admisión a los alumnos seleccionados quienes procederán a matricularse antes del día 7 de febrero de la forma que se indica en las bases de la convocatoria, remitiendo a la Secretaría del Instituto fotocopia del ingreso de 200 euros en la cuenta indicada y fotocopia compulsada del título oficial que da acceso al curso.

Para más información pueden consultar la página web del Instituto (http://www.iugm.es/)

En este sentido os recomiendo el reciente libro de Enrique Vega, del Instituto, con el  título “Operaciones Militares de Gestión de Crisis”. Buena lectura.

Se busca: “Director de la División de Asuntos Estratégicos y Seguridad del Ministerio de Defensa”

  • Se busca:                                                     Director de la División de Asuntos Estratégicos y Seguridad del Ministerio de Defensa
  • Número de Puestos:                                    1
  • Nivel en la Administración pública:              30
  • Complemento específico:                            24.332.42 euros
  • Localidad:                                                    Madrid
  • Grupo:                                                         A1
  • Méritos preferentes:                                   Titulado universitario superior con dominio de inglés y francés, y formación y experiencia en el   ámbito de las relaciones y el derecho  internacional, las dimensiones de seguridad y asuntos estratégicos.

La ministra Chacón busca nuevos colaboradores pues tiene que reemplazar a uno importante en su departamento. Según el BOE, ahora está en búsqueda de un nuevo director de la División de Asuntos Estratégicos y Seguridad, un departamento que creó en julio de 2008 y que ha mantenido a pesar de los recortes presupuestarios, y las reducciones de personal y de rango de algunos departamentos más clásicos como la dirección general de Relaciones Informativas. Hasta ahora el Ministerio de Defensa no había informado de la salida del catedrático catalán Pere Vilanova, un politólogo con amplia experiencia internacional que ha sido su primer director. Vilanova ha estado en el cargo unos treinta meses y aún se desconocen las razones por las que decidió dejar el puesto, dedicado, según se informó oficialmente en su momento, a diseñar una nueva política de seguridad y defensa para España. Frecuente articulista – escribía, por ejemplo, regularmente en el blog El Mapa del Mundo (actualmente está retirado de la red: Disculpe: “No se ha encontrado la página”) del diario Público-, Vilanova es catedrático de Ciencias Políticas y Administración y licenciado en Filosofía Contemporánea por la Universidad de Barcelona. Los candidatos pueden enviar su c.v. a la Sra. Director General de Personal (Subdirección General de Personal Civil) en un plazo de quince días hábiles a contar desde el siguiente a la publicación de la orden en el BOE (01/01/2011). Para los que quieran saber que hace la Dirección pueden consultar el real decreto que detallaba su estructura orgánica encuadrada dentro de la Secretaria General de Política de Defensa, que dirige actualmente el diplomático Luis Manuel Cuesta.

¿Informamos adecuadamente sobre Afganistán? lo explican los periodistas que se han pateado la zona española: Bernabé, Ayestaran y Beriain

Hace  un tiempo, la Asociación de la Prensa de Madrid me propuso para su revista “Cuadernos de Periodistas” un artículo en el que se analiza cómo la prensa española r el conflicto de Afganistán y la actuación de las tropas españolas en ese escenario. Opte por dejar hablar a los conocedores. A los periodistas que han pisado la zona a pesar de  todas las inconveniencias y riegos y no para hacer picnick o a japonesear.  Y hacerlo con sus propias palabras. El resultado es el artículo de 39 páginas,  titulado ¿Informamos  adecuadamente sobre Afganistán? que se publica en el último número de la revista . Responde a las preguntas que todos nos hacemos cuando pensamos en cubrir una guerra como Afganistán: ¿Debemos ponernos un burka para poder informar? ¿Contratarías seguridad privada o llevarías armas para mejorar tu seguridad? ¿Estariamos dispuestos a pagar por una exclusiva con un líder talibán?. Quiero agradecer a los tres su colaboración, su disposición a mis preguntas -no siemple amables o fácil- y su contribución a que los demás podamos aprenden cómo se cubren conflicto tan complejos como el afgano. Al mismo tiempo, por que no decirlo, pretende de ser un sencillo reconocimiento a su trabajo, con agradecimiento y cierta envida. Destaco algunos párrafos de interés:

“Curiosamente, los tres forman parte de esa nueva generación de periodistas que han crecido con la crisis galopante de los medios tradicionales, el ascenso de internet y la falta de estabilidad profesional. Los tres rondan la treintena de años, los tres son multimedia y los tres son freelance con relaciones laborales más o menos similares, es decir, ninguno es personal fijo de los importantes grupos de comunicación para los que trabajan en los lugares más peligrosos del planeta. Forman parte de esa nueva “clase” de periodistas que rechazan el conformismo y la seguridad de las redacciones y asumen con sorprendente tranquilidad el desafío y los riesgos de depender de la calidad y originalidad de su último trabajo. Don son hombres, Mikel Ayestaran y David Beriain, y una mujer, Mónica Bernabé. (…). Los tres coinciden en las principales conclusiones. Reconocen que es difícil que la opinión pública española esté bien informada sobre la realidad de Afganistán por la incapacidad que han tenido de aportar los datos necesarios e imprescindibles sobre la realidad en el terreno y su evolución. En este sentido, critican por igual a los dos principales actores del conflicto -Defensa e insurgencia. por las limitaciones y restricciones que imponen a la hora de informar, aunque explican de diferente forma como ejercen cada uno este control. Benabé es contundente a la hora de asegurar que el Ministerio de Defensa ejerce la censura al prohibir desde hace muchos años que los militares cuentes a los periodistas exactamente que están haciendo. Ayestaran y Beriain añaden algún matiz, pero reconocen el exceso y directo control que ha mantenido y mantiene Madrid a la hora de permitir el contacto entre los periodistas españoles y los jefes militares. Beriain extiende la autocrítica a la profesión periodística en general, porque considera que no se busca con suficiente ahínco la naturaleza y características de la amenaza que busca matar a los soldados españoles (la insurgencia, los talibanes, Al Qaeda, etc.) a pesar de haber sido el único que ha entrevistado en cámara a alguno de sus líderes. Ayestaran y Bernabé admiten en este sentido que la principal razón de no contactar con los talibanes es el gran riesgo que se corre y, en opinión de la corresponsal de El Mundo, su negativa por principios éticos a financiar a la insurgencia, teniendo en cuenta que piden dinero antes de conceder una entrevista. Los tres convienen, sin embargo, en la opción de contratar seguridad privada para asegurar una cierta libertad de movimiento aunque ello implique silenciar parte de la historia. Beriain y Bernabé defienden el uso el burka o de ropas tradicionales locales para pasar desapercibidos, no ser blanco de posibles secuestros o como señal de respeto a las costumbres locales. Asimismo, son bastante pesimistas sobre el futuro y la capacidad de la opinión pública de continuar respaldando la misión militar en el caso de que una creciente violencia incremente el número de bajadas mortales, ya sean españolas o de la OTAN en general. Respecto a los militares españoles, Beriain concluye: “No podemos valorarlos ni bien ni mal porque no conocemos con exactitud qué están haciendo”. Por último, el planteamiento profesional de los tres es el mismo: “Contar la historia de la manera más fidedigna posible”. Y obtener la mejor fotografía posible de la realidad aunque les falten muchas de las claves del día a día, sin entrar en debates terminológicos o políticos, en palabras de Ayestaran, para quien existe “una desinformación terrible y un desconocimiento enorme” sobre las verdades dimensiones del conflicto armado y nuestra participación” (…)

“¿Pensáis que el Ministerio de Defensa español ejercer la censura?

Mónica: Sí, sin duda alguna. Normalmente, no tengo acceso a las tropas españolas. Ni acceso a poder ver personalmente su trabajo en la zona.

Mikel: Tú puedes ir allí… La ONU va… Tú puedes ir a Badghis. Nadie lo prohíbe. Lo que yo digo es que si vas a informar sobre las tropas españolas, lo conveniente sería estar coordinados antes de ir para reducir los riesgos. Voy a informar de tu trabajo y lo voy a hacer bien, y colaborar entre todos.

David: No me atrevería a decir que ejerce la censura. Yo lo llamo, como ya he dicho, catenaccio, un control del acceso cuyo interés es que no se publique nada”.

Texto del artículo  ¿Informamos adecuadamente sobre Afganistán?  Cuadernos de Periodistas, Núm. 21, Diciembre de 2010, pp. 49-85

El aeropuerto de la base española en Qala-i-Naw está que arde: supera los 10.000 vuelos en 2010

No hay duda que la actividad militar en la zona de despliegue militar español en Afganistán ha aumentado exponencialmente durante 2010. La prueba más rotunda es que el aeropuerto de la nueva base española en Qala-i-Naw –el centro de gravedad de su despliegue en la provincia de Bagdhis- superó el año pasado los 10.000 vuelos, lo que equivale a una media de 27,8 vuelos diarios. Según la información distribuida por ISAF, en el aeropuerto de Qala-i-naw, asfaltada por los españoles en 2007,  operan en la actualidad una gran variedad de aeronaves, desde helicópteros de ataque italianos A129 Mangusta hasta los aviones de transporte españoles C-130 Hércules que sirven de estafeta logística para el destacamento. La comparación con los vuelos realizados el año pasado frente a 2009 muestra un incremento muy significativo de la actividad aérea, reflejo claramente de una mayor actividad militar y de la finalización del aeropuerto. En 2009, solamente un mes, noviembre, superó los 600 vuelos mensuales, mientras que en 2010 fue al contrario: sólo enero y febrero no superaron esta cifra. Los meses con mayor actividad aérea fueron marzo, julio y septiembre cuando superaron los 110 vuelos. Las fotografías distribuidas por ISAF –tomadas el pasado 10 de diciembre pero distribuidas el 26- muestran las modernas instalaciones del aeropuerto, construidas por los ingenieros militares en el centro de la nueva militar de Qala-i-Naw, en la que se han invertido más de 44 millones de euros, con una imponente torre de control, la gran pista de aterrizaje y las defensas que rodean el complejo, con barreras de concreto y alambradas. El Ministerio de Defensa español no ha informado al respecto aunque, curiosamente, el pasado 30 de diciembre si distribuyó un comunicado de prensa sobre la actividad aérea de Herat que se ha duplicado en los últimos cinco años. La nota afirma que desde que España asumió el mando de esa Base de Apoyo Avanzado (FSB), los movimientos aéreos han pasado de 3.171 en 2005 a 35.078 en 2010.  La base-aeropuerto dispone, desde el pasado 20 de noviembre, de capacidad para operar vuelos las 24 horas del día, lo que permite operar de noche y en condiciones atmosféricas adversas.

La ONU constata el incremento hasta “high risk” en Badghis

Los análisis de las Naciones Unidas constatan un importante deterioro en la situación de seguridad en Afganistán y, concretamente, en la provincia de Badghis donde están desplegadas las tropas españoles. Los mapas confeccionados por la ONU, y que usan sus técnicos para determinar los peligros que corren, muestran la evolución de la situación entre marzo de 2010 y octubre pasado y divide los distritos del país en cuatro categorías: “Very high risk”,  “high risk”, “medium risk” y “low risk”. En el mapa que refleja la situación en octubre pasado,  se produce un sensible empeoramiento en varias zonas del centro y norte del país, Y define como “high risk” 16 nuevos distritos del país, entre ellos Badghis y Faryab. Las determinaciones del riesgo de seguridad están basadas en distintos factores como la actividad insurgente, estabilidad política, operaciones militares de ISAF y la coalición, aceptación de la comunidad de la presencia extranjera. La información fue obtenida por The Wall Street Journal.

Los soldados españoles son atacados de media cada tres días en Afganistán

El diario La Razón vuelve a hacer énfasis en uno de los secretos que parece que la sociedad española no quiere conocer. Los soldados españoles son atacados cada tres días en Afganistán. Según sus fuentes, entre el  1 de septiembre y el 31 de octubre, las tropas sufrieron 21 ataques por porta de la insurgencia -es decir cada 2,8 días de media-. Sin embargo, afirma, el Ministerio de Defensa informó de uno, mientras daba parte hasta tres veces del reparto de ayuda humanitaria.  Agrega:

“Durante ese periodo, los soldados españoles mantuvieron combates directos, cara a cara, con los talibán hasta en cuatro ocasiones. La mayor parte del resto de ataques se dividen entre hostigamientos a los puestos avanzados o a las patrullas (que en la mayoría de las ocasiones se realizan desde una gran distancia) y la colocación de artefactos improvisados (IED por sus siglas en inglés) al paso de los convoyes. La única vez que Defensa informó de alguno de estos ataques en ese periodo fue el 31 de octubre, cuando un IED causó heridas leves a tres soldados. El departamento de Chacón lo calificó entonces de «incidente». Fue la décima nota de prensa sobre la misión que publicó en ese periodo. Las anteriores hablaban de ayuda humanitaria, de una reunión en Qala-i-Now para el desarrollo de la provincia bajo responsabilidad española, del relevo de mando en Herat, de la entrega de armamento por parte de un grupo de insurgentes y del traslado del puesto avanzado de Sang Atesh”.

Para el resto de la crónico: http://www.larazon.es/noticia/2081-la-guerra-que-oculta-defensa#fotos

¿Afganistán en 2011: paz o guerra?

Los leginarios hablan…